Es un modelo muy eficiente para trabajar un “Aprendizaje por Proyectos” pensado para desarrollar Competencias en el Manejo de la Información (CMI) mediante un proceso sistemático que hace posible la solución de problemas de información y desarrolla una serie de habilidades fundamentales y necesarias para satisfacer necesidades estratégicas en la búsqueda y uso pertinente de la información. Todo ello, a través de un fuerte análisis crítico y aproximación a las fuentes.

Este método desarrollado por Michael Eisenberg y Bob Berkowitz sirve tanto para resolver situaciones personales como académicas que requieran información precisa, para tomar una decisión o para llevar a cabo un trabajo. Se puede definir como un proceso sistemático de solución de problemas de información apoyado en el pensamiento crítico.

El aporte fundamental de este método es entregar herramientas a los estudiantes para buscar, reconocer, criticar y seleccionar la información necesaria para enfrentar sus trabajos de entre la múltiple oferta informativa tan dispar en cantidad, como en calidad. Para los jóvenes del siglo XXI, ser capaces de discriminar la información de acuerdo a sólidos y concientes juicios lógicos es una habilidad urgente y necesaria de adquirir.

Sus autores han dicho que esta CMI sirve para:

a) Reconocer la necesidad de información;
b) Identificar y localizar las fuentes de información adecuadas
c) Saber cómo llegar a la información dentro de esas fuentes;
d) Evaluar la calidad de la información obtenida;
e) Organizar la información;
f) Usar la información de forma efectiva;

Todo ello dentro de un ambiente que estimula el desarrollo de competencias en el manejo de la información, de tal modo que los estudiantes participan en actividades de aprendizaje dinámicas y autodirigidas y los profesores facilitan el aprendizaje buscando múltiples y variadas fuentes de información externas a la clase para aumentar y enriquecer los conocimientos de los alumnos.

Hoy en día, vivimos en una era llamada "La era de la Información". Frente a esta situación, es misión de los profesores enseñarles a buscar y juzgar la información, para luego procesarla, aplicarla y convertirla en conocimiento.

Es el proceso más empleado para enseñar a desarrollar la Competencia del Manejo de la Información.

También podría definirse como las seis áreas de habilidad necesarias para la solución efectiva y eficiente de problemas de información (puntos específicos y estratégicos que ayudan a satisfacer las necesidades de información) o como un currículo completo de habilidades para el uso de la biblioteca y el manejo de la información.
  1. Definición de la Tarea a realizar: Atiende al interrogante ¿Cuál es el problema?. Para ello debes centarte en identificar el problema (interrogantes a atender), e identificar la información necesaria para completar la tarea. [enfocar]
  2. Estrategias para buscar de información: En este punto debes buscar las posibles fuentes de información (CD-ROM, enciclopedias, sitios web, periódicos, revistas especializadas, videos, etc.) y escoger las más convenientes. Se debe establecer un plan o estrategia para buscar sobre esas fuentes con un criterio específico. [planear la búsqueda]
  3. Localización y Acceso: Atiende al interrogante ¿Qué obtuve? o ¿Qué encontré?, en este punto, debes ubicar entre los recursos, los que sean potencialmente útiles. [clasificar]
  4. Uso de la información: Atiende a los interrogantes ¿Qué es realmente útil, ¿Qué es importante? Para ello, debes ver, leer, escuchar, subrayar, anotar, citar, sacar copias, verificando la pertinencia y la relevancia de la fuente [seleccionar]
  5. Síntesis: Aquí debes organizar la información proveniente de las fuentes que seleccionaste y plantearte la interrogante ¿Cómo encajan juntas todas esas partes?, de modo que al armar el rompecabezas, visualices claramente lo que quieres dar a conocer. También en este punto, debes crear y presentar un producto (reporte escrito, presentación de PowerPoint, etc.), por lo tanto, debes pensar ¿a quién va ir dirigido este producto?, ¿cómo será el producto final? [sintetizar y producir]
  6. Evaluación: Finalmente, debes juzgar el producto (efectividad) y ver si éste llena los requisitos planteados inicialmente, además debes juzgar el proceso (eficiencia). En pocas palabras, se evalúa el propio trabajo y el procedimiento que se llevó a cabo. Además se debe reflexionar acerca de qué se aprendió. [evaluar y reflexionar]

big6new_14.jpg


Las habilidades tradicionales para usar la biblioteca se enfocan en el conocimiento y la comprensión de fuentes específicas (habilidades cognitivas de orden inferior), en contraposición con la habilidad de utilizar el pensamiento crítico y la capacidad de manipular la información para lograr soluciones significativas.

Responsabilidad del Docente:

En este modelo, el sujeto central es el estudiante, pero el docente tiene una importante tarea de la cual depende el éxito o fracaso de los trabajos de investigación:

a) Debe presentar a sus estudiantes sugerencias o líneas de investigación donde efectivamente se encuentren problemas en el manejo de la información.
b) Debe ofrecer un modelo eficiente, coherente y exhaustivo para manejar la información.
c) Debe colaborar con sus estudiantes entregando pistas respecto de cómo solucionar los problemas en el manejo de la información, este rol es, además, compartido con el bibliotecario (especialista en conservación y archivo de información).


Aplicación del Modelo Big6

Los estudiantes pueden utilizar esta herramienta cuando se vean en una situación académica o personal que requiera información precisa para resolver un problema, tomar una decisión o realizar un trabajo. Mediante el empleo de un enfoque de niveles múltiples, los estudiantes pueden desarrollar competencia tanto en la solución de problemas de información como en la toma de decisiones, lo que más adelante se convertirá para ellos en una habilidad permanente.

Una forma eficiente de implementar las habilidades del modelo Big6™ es buscar oportunidades entre las lecciones o temas académicos de clase que estén relacionados con estas habilidades para aplicarlas.

En clases, el Modelo Big6 puede aplicarse a partir del siguiente ejemplo secuencial:

1) Definir cuál es el problema.
2) Definir cómo se debe buscar la información.
3) Clasificar lo encontrado.
4) Seleccionar (de lo clasificado) lo que importa y sirve.
5) Ensamblar la información teniendo presente dos variables: el producto y a quién va dirigido.
6) Evaluar el proceso y el producto y reflexionar respecto de lo aprendido (Metacognición).

Como puede apreciarse, este método es factible de ser adaptado a diferentes tipos de investigaciones y proyectos y entrega una metodología simple, pero eficiente, de trabajo a los estudiantes. Si este potente modelo lo potenciamos con una buena aplicación del Método Científico y una enseñanza práctica de la tipología textual de presentación de proyectos, podemos pensar en la formación de alumnos emprendedores que se darán a la tarea de diseñar, ejecutar y presentar proyectos adecuadamente. Lo que nunca debe hacerse es suponer que el Método Científico por sí solo o la tipología textual de proyectos por sí sola va a desarrollar en los estudiantes estas habilidades. Hay que entregarle a los estudiantes modelos metódicos, sistemáticos y eficientes, que combinen distintas habilidades y se hagan cargo de un proceso completo. Para eso, el Big6, es excelente.